Design thinking en las escuelas de negocio y la necesidad de buscar un nuevo curriculum

Hoy en día, la creatividad y la innovación son esenciales para las empresas y organizaciones, la única forma de competir y diferenciar la oferta es, que duda cabe, innovando en los productos, los servicios y la comunicación de las propuestas de valor. La creatividad era, hasta hace no mucho, una capacidad que se creía innata, una “salsa” secreta que sólo algunos poseían. Sin embargo, las escuelas de diseño vienen enseñando y entrenando esta competencia hace más de cuatro décadas. Sí, se puede enseñar a desarrollar el músculo creativo, sin embargo, no hay una receta mágica. Al igual que un deportista de alta competencia, se requiere de arduo entrenamiento.

En el mundo de las escuelas de negocio, se ha comenzado a reconocer que sólo el conocimiento y herramientas de administración, no son suficientes para preparar ejecutivos aptos para incorporarse a este mundo laboral cada vez más competitivo. Lo anterior ha tenido como resultado algunos cambios en los curriculums de las carreras de administración, sin embargo estos no son, a mi parecer, suficientes.

Un curso de emprendimiento por aquí, un taller de innovación por acá. Esto es lo máximo que el mundo de la formación de pre y post grados en negocios está dispuesto a invertir para que sus futuros egresados “adquieran” competencias claves para la revolución 4.0. Y si bien es cierto, lo anterior es un avance, no es suficiente para desarrollar el músculo de la creatividad y la innovación.

Hace 5 años, el Director del MBA de la Universidad de Talca, me invitó a dictar el curso de innovación de dicho programa, una apuesta sin duda alguna, sobre todo si consideramos que el año 2012, el término Design Thinking era sólo conocido por un puñado de Universidades y Empresas en Chile. El curso, que dura 27 horas, gira en torno a tres preguntas, qué, porqué y cómo innovar centrando el foco de atención en los usuarios/clientes. El resultado al término de 5 sesiones es fascinante. Los alumnos, acostumbrados a recibir contenido y luego escribir un reporte, se articulan en equipos donde cada uno aporta con sus propias competencias a un proceso centrado en la creatividad, la solución de problemas reales y el prototipado de soluciones, es un viaje colectivo.

Es pasar desde un proceso de pensamiento, habitualmente convergente, a uno de carácter divergente, donde el “juego serio” (Serious play) y la exploración de alternativas es fundamental.

Ahora, ¿qué pasaría si, esto mismo fuera un curso fundamental, un vector de entrenamiento durante toda una carrera de pre grado, tal y como es el “Taller” en las escuelas de Diseño o Arquitectura? Un curso integrado, donde los alumnos deben aplicar lo que aprenden en los otros cursos del curriculum. Un ejemplo de esto es lo que ocurre en Proakatemia (http://proakatemia.fi/en/), en Finlandia, donde durante los últimos 20 años, la Universidad de Ciencia Aplicadas de Tempere posee un programa de formación para jóvenes de pre grado donde el foco está en el aprendizaje colectivo/personal en torno a la construcción y desarrollo de una empresa que debe crear su propia propuesta de valor y salir a vender. Los equipos, de 20 estudiantes, son acompañados por un Tutor y asesorados, si lo requieren, por profesores de diversas disciplinas, marketing, finanzas, contabilidad, operaciones, ventas, diseño, etc. ¿Notas? ¿a quién lo miden por notas en la vida real? Resultados!! Reflexión y aprendizaje!!

Enseñar creatividad e innovación, no es uno o dos cursos en un curriculum de 50 cursos en 5 años!, se requiere de un curriculum flexible, con un track de design thinking, que acompañe a los alumnos durante todo su proceso de aprendizaje, para que estos adquieran las competencias y se sientan verdaderamente cómodos con la incertidumbre, con el fracaso, con el error, como herramienta de aprendizaje. Una vez escuche que, en el mundo del diseño, cuando se entrena sólo en el uso de un software, se están preparando “choferes de mouse”, y lo mismo se puede decir para el mundo de la gestión, es necesario ir más allá de los balances, los balance scorecards y la planificación estratégica tradicional.

 Diego Rodriguez es Director de Consulting Design y académico invitado en varias Universidades en Chile para programas de pre y postgrado en materias de Innovación, Innovación en Modelos de Negocio y Design Thinking.

By | 2019-02-09T13:53:49+00:00 Febrero 1st, 2019|Sin categoría|